Se califica la situación sufrida por la trabajadora cuando salió de la empresa para tomar un café dentro del tiempo previsto de trabajo de quince minutos de descanso como derivada de accidente de trabajo, no por considerarla accidente in itinere, ni por ser aplicable la presunción de laboralidad, sino por entender que el accidente se produjo con ocasión del trabajo, pues la pausa para tomar café es una actividad social y normal en el mundo del trabajo (primer elemento) y el trabajo es la condición sin la cual no se hubiera producido el evento (segundo elemento).